Skip navigation

A diferencia de la cultura judía, cristiana y musulmana, en el Perú Antiguo no hubo la noción de un dios creador. La tierra, los animales y las plantas existieron desde un tiempo infinito. La suprema divinidad del mundo andino, Wiracocha, es descrito a los cronistas españoles como a un antiguo gobernante civilizador que cimentó las primeras ciudades. Si bien los antiguos peruanos adoraban al sol, la luna, al jaguar, la serpiente y otros animales como dioses, Illa Tici Wiracocha (nombre bastante largo para un dios creador) fue reconocido por muchas culturas andinas como el héroe civilizador. Se suele pensar que es el hombre de los dos báculos representado en la Puerta del Sol en Tiahuanaco, o en la Estela Raimondi de Chavín.

puerta_del_sol

Podríamos decir que Wiracocha representa el principio de la historia del mundo andino. Un punto de inflexión a partir del cual empiezan a enseñarse a las futuras generaciones todo tipo de conocimientos como la agricultura, los tejidos, las primeras construcciones en piedra, los canales. Deberíamos ubicar a Wiracocha en el origen de la civilización peruana, y en la actualidad ese origen apunta a Caral y las ciudades del Norte Chico con una antigüedad de 2.500 años A.C.

Lo extraordinario de Caral, es que se han encontrado quipus, utilizados hasta tiempos de los incas. Posiblemente sea la cuna del idioma quechua (aunque esto tardaremos en saberlo). Fernando Montesinos dice de Wiracocha que “habiendo vivido muchos años después del Diluvio, reinó más de sesenta, y murió de ciento y más años comunes, y dejó por heredero y sucesor a Manco Capac”.  ¿Manco Capac? ¿El primer inca? ¡Sí! Manco Capac no pudo reinar alrededor del año 1200 D.C. como se enseña en las escuelas peruanas, Manco Capac fue también un gobernante casi mitológico, que pudo perfectamente gobernar cientos de años atrás de lo que comunmente se cree.

Una de las ciudades de Norte Chico creció más que las otras y quizás se consolidó como la ciudad vencedora tras la caída de Caral: Sechín. En Sechín las construcciones de piedra toman más importancia con relieves que representan figuras humanas ornamentadas con ropas de animales. Alrededor del año 1.500 A.C. y 1.200 A.C. un diluvio (tsunami) barrió de la costa una de las ciudades satélites de Sechín (Las Aldas) y probablemente provocó también la caída de la ciudad. Se pueden ver los rastros del tsunami en un post anterior.

Seguramente los que abandonaron Sechín se adentraron en la selva para crear una nueva ciudad: Chavín de Huántar. En Chavín se perfeccionaron conocimientos como la cerámica, metalurgia, textilería, técnicas de regadío que ya no evolucionaron mucho más en los siglos siguientes. Podríamos ubicar aquí al héroe civilizados Wiracocha. Tampoco sabemos si en Chavín se hablaba quechua, pero resulta curioso que el llamado “quechua antiguo” provenga de Ancash, cuna de la cultura Chavín.

Lo sorprendente de Chavín, es que desarrollaron un tipo de escritura jeroglífica de la que casi no tenemos muestras. Tan sólo el Obelisco Tello presenta un patrón que puede considerarse contener un mensaje.  Hacen falta muchos años de descubrimientos jeroglíficos para poder intentar descrifrar los mensajes. Por cierto, ayudaría mucho documentar objetos precoloniales en poder de particulares. Puede que ya tengamos todas las piezas del puzzle.

Más sorprendente aún, es que Chavín fue el “Cuzco” de su tiempo. Un centro ceremonial que gobernó desde Cajamarca hasta Puno. El primer imperio del mundo antiguo andino. Puede que el cronista Fernando Montesinos haya incluido en su lista de más de 100 incas, a incas de Chavín. La relación completa de gobernantes quechuas en un lapso de tiempo de 2.000 años, podría pasar luego por la cultura Wari (el siguiente imperior transandino)  para finalizar el imperio incaico.

¿Podría ser este gobernante Wari uno de los incas descritos por Montesinos?

¿Podría ser este gobernante Wari uno de los incas descritos por Montesinos?

Poco a poco se van sucediendo descubrimientos que apuntan a un único hilo conductor de las historia andina: la dinastía gobernante puede que haya cambiado el Cuzco muchas veces de lugar, y que los incas que conocemos no sean doce o catorce, sino más de 100 quizás remontándonos hasta Caral.

Anuncios

One Comment

  1. bonito post, las crónicas y sobre todo la de Fernando Montesinos deben ser tomadas con mucha cautela ya que como todas las crónicas (excepto la de Huarochiri por Avila) fueron tomadas de relatos hechos por funcionarios del Tahuantinsuyo que no necesariamente reflejaban la idiosincrasia local si no a la ideología del imperio y del inca, por lo que traslapar un relato y encajarle a una realidad muy distinta (3500 años de diferencia si no es mas) pierde todo carácter razonable. Por otro lado si bien los estudios del Quechua hechas por el Dr. Cerro Palomino indicarían que este se desarrollo en la costa centra y que se distribuyo en tres focos aun es muy temprano para adjudicársela a una sociedad especifica y mucho menos pensar que en Caral se “creo” o que la “difundió”, de la misma manera con Chavin que comparte 1300 años de diferencia con Caral o mejor dicho con el Pre Ceramico Final. Sin dudar el tema iconografico del personaje con dos bastones se repite desde el periodos muy tempranos Pre ceramico tardio (mates grabados con personajes zoomorfos con baculos) hasta los Tiahuanaco, Wari, Moche y Chimu asi que posiblemente antes de pensar que se trate de un mismo personaje tendriamos que tratar de entender si tuvo otro significado de tipo simbolico-religioso.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: