Skip navigation

Hace pocas semanas se publicó en Science el descubrimiento en Arequipa de un asentamiento humano con 12.000 años de antigüedad a más de 4.000 metros de altitud. El sorprendente hallazgo ubicado la cuenca de Pucuncho obliga a replantearse el origen del poblamiento de América.

El consenso de una única migración por Behring que dio vida a la cultura Clovis se tambalea. Es impensable que los pobladores de Pucuncho sean descendientes de los Clovis. Aún no se han encontrado huesos para analizar, sino sólo herramientas de piedra y cerámica (aunque éstas daten de periodos más recientes).

¿Si los Pucuncho no proceden de los Clovis, de dónde vienen?

Es probable que una ola migratoria similar a la de Behring haya llegado a la costa peruana o chilena por mar desde la Polinesia hace 15.000 años. Hemos subestimado a los antiguos humanos descartando que pudiesen viajar por barcos, pero lo cierto es que Filipinas e Indonesia fueron habitadas por mar mucho antes, quizás hace 30.000 años.

Aunque el artículo se limita a dar cuenta de los hallazgos, tímidamente se desliza la idea de que quedan muchos asentamientos aún por descubrir en las alturas de los Andes de antigüedades remotas.

Herramientas de piedras halladas en  Cuncaicha y Pucuncho. Imagen para Science cortesía del equipo de arqueólogos: Kurt Rademaker, Gregory Hodgins, Katherine Moore, Sonia Zarrillo, Christopher Miller, Gordon R. M. Bromley, Peter Leach, David A. Reid, Willy Yépez Álvarez y  Daniel H. Sandweiss

Herramientas de piedras halladas en Cuncaicha y Pucuncho. Imagen publicada en Science por el equipo de arqueólogos: Kurt Rademaker, Gregory Hodgins, Katherine Moore, Sonia Zarrillo, Christopher Miller, Gordon R. M. Bromley, Peter Leach, David A. Reid, Willy Yépez Álvarez y Daniel H. Sandweiss

¿Por qué vivir a 4.500 metros sobre el nivel del mar?

Pucuncho me recuerda a los Uros. ¿Por qué los Uros elegirían vivir en un lugar tan inhóspito como unas islas artificiales en el Titicaca a casi 4.000 metros de altura? Probablemente no tuvieron otra opción. La meseta del Collao fue habitada por una civilización avanzada hace más de 3.000 años, y luego de colapsar la región fue habitada por aymaras e incas que mantuvieron aislados a los uros en sus islas flotantes.

De modo similar, los Pucuncho quizás hayan sido obligados a migrar a zonas altas por pobladores de zonas más bajas de mayor poder que tenían bajo su control el valle del río Ocaña por un lado, y Majes por otro, “acorralándolos” cerca al nevado Coropuna. Lo curioso es que los Pucuncho -como los uros- vivieron en su aislamiento por milenios. Las 35 muestras analizadas por el equipo de arquéologos muestran una antigüedad que oscila entre los 4.000 y 12.000 años, certificando un poblamiento continuo.

¿Y ahora qué?

No sabemos quién ganará la guerra por descubrir el origen del hombre americano: la arqueología o la genética. Lo que está claro que la comunidad científica debe redibujar el mapa del poblamiento americano y proponer varias olas migratorias incluyendo la vía marítima. Recomiendo leer mi anterior post sobre una simulación estadística de las posibles olas migratorias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: