Skip navigation

Category Archives: Ancash

130_dibujos_animales

Miro esta imagen tomada del Proyecto Arqueológico de Sechín Bajo dirigido por el Dr. Fuchs y me imagino un antiguo amauta enseñando a escribir a sus alumnos. Nótese a la derecha un solitario cuadrado en blanco. Al lado, un cuadrado con cuatro cuadrados interiores, tres apéndices por arriba y un animal (¿perro?) sosteniendo todo a un lado. Y un poco más allá, como si fuera una evolución de unos toscos dibujos la síntesis definitiva de estos tres símbolos juntos: el cuadrado con tres hojas se convierte en una cabeza mirando hacia arriba con las tres hojas saliendo de su felina boca.

Lo realmente increíble es que esta pizarra de lodo tiene 5000 años y que casi 2000 años después, en Chavín de Huántar encontremos el mismo pictograma reproducido en el obelisco Tello.

En otro post sobre los misteriosos símbolos del obelisco jugaba a teorizar que tal vez la cabeza con las tres hojas era una palabra quechua compuesta por dos sílabas: KAY-NI (reinado). Tiene mucho más sentido que el vocablo KAY (lugar, ciudad) esté representado por un cuadrado, forma reconocible por las construcciones de Las Aldas y Sechín. Pero el cuadrado derivó en una cabeza felina mirando hacia arriba como finalmente quizás nos haya enseñado nuestro misterioso amauta de la antigüedad en la pizarra de lodo de Sechín Bajo.

 

 

 

Anuncios

Si en algún lugar existieran líneas similares a las de Nazca, mi candidato favorito serían los cerros de Casma. El valle de Casma es el lugar donde se originó la cultura Sechín. Navegando por Google Earth uno encuentra similitudes sobre todo con las líneas rectas y rectángulos que parecen pistas de aterrizaje de Nazca. En alguna foto se ve lo que parece ser un pez, pero no hay figuras indiscutiblemente antropomorfas como en Nazca. Hay que usar mucha imaginación. De confirmarse el hallazgo, las líneas de Casma probablemente sean mucho más antiguas que las de Nazca, ya que Sechín tiene una antigüedad de casi 4.000 años.

La zona de Casma ha sufrido mucho más que las planicies de Nazca, aunque es una zona árida y con poca lluvia, hay mucho más viento y erosión. Lo que sí es seguro, es que se pueden avistar fácilmente muchos asentamientos antiguos que aún esperan ser desenterrados como el de la última foto. Apenas empezamos a comprender la importancia del valle de Casma en nuestra historia antigua, pero navegando por las ruinas de Sechín y Las Haldas, y por las ruinas enterradas que apenas se asoman con Google Earth, la extensión de esta desconocida metrópoli supera los 20 kilómetros valle adentro  desde el puerto de Casma, y 20 kilómetros desde Sechín hasta las Haldas, por lo que su superficie de influencia daría 400 km2 de extensión. Un pequeño imperio del mundo antiguo.

casma1

He añadido contraste para apreciar mejor lo que parece ser un pez y una ala inacabada.

casma3

Extrañas líneas rectas y campos rectangulares rodeados de piedas. ¿Obra antigua o moderna?

casma2

En la foto se aprecia la “pista de aterrizaje” similar a la de Nazca.

casma4
Impresionante complejo arqueológico que espera aún ser desenterrado

casma5

Otra impresionante fortaleza amurallada al pie de un cerro. Se asemeja mucho a las Haldas (maqueta). El patio más grande tiene 100 metros de longitud, casi el doble que el de las Haldas.

A diferencia de la cultura judía, cristiana y musulmana, en el Perú Antiguo no hubo la noción de un dios creador. La tierra, los animales y las plantas existieron desde un tiempo infinito. La suprema divinidad del mundo andino, Wiracocha, es descrito a los cronistas españoles como a un antiguo gobernante civilizador que cimentó las primeras ciudades. Si bien los antiguos peruanos adoraban al sol, la luna, al jaguar, la serpiente y otros animales como dioses, Illa Tici Wiracocha (nombre bastante largo para un dios creador) fue reconocido por muchas culturas andinas como el héroe civilizador. Se suele pensar que es el hombre de los dos báculos representado en la Puerta del Sol en Tiahuanaco, o en la Estela Raimondi de Chavín.

puerta_del_sol

Podríamos decir que Wiracocha representa el principio de la historia del mundo andino. Un punto de inflexión a partir del cual empiezan a enseñarse a las futuras generaciones todo tipo de conocimientos como la agricultura, los tejidos, las primeras construcciones en piedra, los canales. Deberíamos ubicar a Wiracocha en el origen de la civilización peruana, y en la actualidad ese origen apunta a Caral y las ciudades del Norte Chico con una antigüedad de 2.500 años A.C.

Lo extraordinario de Caral, es que se han encontrado quipus, utilizados hasta tiempos de los incas. Posiblemente sea la cuna del idioma quechua (aunque esto tardaremos en saberlo). Fernando Montesinos dice de Wiracocha que “habiendo vivido muchos años después del Diluvio, reinó más de sesenta, y murió de ciento y más años comunes, y dejó por heredero y sucesor a Manco Capac”.  ¿Manco Capac? ¿El primer inca? ¡Sí! Manco Capac no pudo reinar alrededor del año 1200 D.C. como se enseña en las escuelas peruanas, Manco Capac fue también un gobernante casi mitológico, que pudo perfectamente gobernar cientos de años atrás de lo que comunmente se cree.

Una de las ciudades de Norte Chico creció más que las otras y quizás se consolidó como la ciudad vencedora tras la caída de Caral: Sechín. En Sechín las construcciones de piedra toman más importancia con relieves que representan figuras humanas ornamentadas con ropas de animales. Alrededor del año 1.500 A.C. y 1.200 A.C. un diluvio (tsunami) barrió de la costa una de las ciudades satélites de Sechín (Las Aldas) y probablemente provocó también la caída de la ciudad. Se pueden ver los rastros del tsunami en un post anterior.

Seguramente los que abandonaron Sechín se adentraron en la selva para crear una nueva ciudad: Chavín de Huántar. En Chavín se perfeccionaron conocimientos como la cerámica, metalurgia, textilería, técnicas de regadío que ya no evolucionaron mucho más en los siglos siguientes. Podríamos ubicar aquí al héroe civilizados Wiracocha. Tampoco sabemos si en Chavín se hablaba quechua, pero resulta curioso que el llamado “quechua antiguo” provenga de Ancash, cuna de la cultura Chavín.

Lo sorprendente de Chavín, es que desarrollaron un tipo de escritura jeroglífica de la que casi no tenemos muestras. Tan sólo el Obelisco Tello presenta un patrón que puede considerarse contener un mensaje.  Hacen falta muchos años de descubrimientos jeroglíficos para poder intentar descrifrar los mensajes. Por cierto, ayudaría mucho documentar objetos precoloniales en poder de particulares. Puede que ya tengamos todas las piezas del puzzle.

Más sorprendente aún, es que Chavín fue el “Cuzco” de su tiempo. Un centro ceremonial que gobernó desde Cajamarca hasta Puno. El primer imperio del mundo antiguo andino. Puede que el cronista Fernando Montesinos haya incluido en su lista de más de 100 incas, a incas de Chavín. La relación completa de gobernantes quechuas en un lapso de tiempo de 2.000 años, podría pasar luego por la cultura Wari (el siguiente imperior transandino)  para finalizar el imperio incaico.

¿Podría ser este gobernante Wari uno de los incas descritos por Montesinos?

¿Podría ser este gobernante Wari uno de los incas descritos por Montesinos?

Poco a poco se van sucediendo descubrimientos que apuntan a un único hilo conductor de las historia andina: la dinastía gobernante puede que haya cambiado el Cuzco muchas veces de lugar, y que los incas que conocemos no sean doce o catorce, sino más de 100 quizás remontándonos hasta Caral.

Las Haldas -o las Aldas según se prefiera- es un impresionante complejo arqueológico ubicado en la provincia de Casma coetaneo de Caral y otros pueblos que florecieron en Norte Chico hace más de 4.000 años. A diferencia de otras ciudades antiguas, en las Haldas hay algo que no encaja: no hay una fuente de agua cercana que se supone es el ingrediente indispensable para el desarrollo de cualquier civilización. Se han realizado numerosos estudios de estas ruinas y aunque las dataciones no son concluyentes parece ser que la ciudad fue abandonada alrededor del 1300 AC. Aunque se han hayado vestigios más recienes (700 AC), no forman parte de la llamada época monumental de Las Haldas.

Las Haldas debió ser un gran centro administrativo en el valle de Casma, y los arqueólogos debaten aún si fue más importante o no que Sechín, ubicada a sólo 25 km.Curiosamente alrededor de esa época (1300 AC) Sechín también fue abandonado y luego fue reocupado por otras culturas con otras cerámicas. ¿Qué evento pudo alterar de forma tan dramática la historia de las dos culturas más importantes de la región en esa época? Y lo mas desconcertante: ¿puede una civilización desarrollarse sin una fuente de agua?

Plano del Complejo Arqueológico Las Haldas (Ilustración Kai Bischof)

Para los investigadores T.G. Pozorski y S.G. Pozorski las ciudades precerámicas como Las Haldas no necesitaron valles ni ríos para desarrollarse gracias a su dependencia al mar, pero lo que otros postulan como Robert Mck. Bird, es que  un mega tsunami fue la causa más probable de la desaparición de la ciudad y la alteración del curso del río que la sustentaba. Un vistazo a través de Google Earth de la zona nos revela que la geografía ha sido presumiblemente alterada por el agua, y el rastro de la arena parece ir en dirección tierra adentro y no hacia el mar como suelen dejar rastros los huaycos.

Aunque la identificación de tsunamis en la antigüedad sea una ciencia que apenas empieza, las Haldas parece reunir los signos evidentes de una gran catástrofe marítima: una ciudad arrasada y abandonada alrededor del 1300  AC , y el cauce de un río desviado, lo que debió dar la estocada definitiva a la caída de las Haldas. Es posible que el tsunami haya ingresado tierra adentro unos 20 km. y los depósitos arrastrados hayan creado una barrera natural para desviar el río Casma a su actual geografía, dejando una zona árida sin fuentes de agua de casi 60 km. de extensión.

Quién sabe si de ser cierta esta teoría los supervivientes del tsunami abandonaran Sechín y Las Haldas para asentarse en Chavín de Huántar, cuya fecha de población coincide con el posible tsunami que azotó la costa del Perú Antiguo…

Últimamente he estado dándole vueltas a la posibilidad de que en la antigüedad existiera un tipo de escritura jeroglífica perdida en el tiempo. Hay muchas pistas que nos dicen que en Chavín, hace 3.000 años se desarrolló la escritura, pero lamentablemente sólo nos quedan algunas esculturas, cerámicas y mantos que puede que en un futuro permitan descifrar el misterio.

Las pistas:

1. El Obelisco Tello
Esta enigmática escultura de piedra es la única pieza que responde a un patrón de escritura. Es aceptado en el mundo de la arqueología que sus
símbolos esconden algún tipo de mensaje. Se han hecho estudios que identifican la naturaleza de los símbolos pero aún no se ha hecho nada por
asignarles un significado en conjunto.

2. La repetición de jerogíficos
Hay una serie de símbolos que se encuentran repetidos en distintas piezas aunque con ligeras modificaciones: el jaguar, el águila, el hombre de los
dos báculos. Incluso dos de los símbolos que más se repiten están presentes en la Puerta del Sol de la cultura Tiahuanuco, lo que podría ser un indicio de que la escritura se extendió a todo el Perú Antiguo.

Águila mirando hacia arriba con cetros en Chavín (izquierda) y Tiahuanaco (derecha)

3. La palabra “quilca”
Existe una palabra en quechua que quiere decir “escritura”. Esa palabra es “quilca”, y se usaba para nombrar a los “quilcacamayoc” que de modo similar a los “quipucamayoc” (lectores de quipus) eran los responsables de escribir e interpretar las quilcas (escrituras). Curioso que exista una palabra para nombrar algo que supuestamente no existía en tiempos de los incas.

4. La prohibición de la escritura antigua
Sostiene el cronista Montesinos que el inca Tupac Cauri (anterior a los conocidos incas aceptados oficialmente), prohibió por motivos religiosos la
escritura, y que elló derivó en el uso extensivo de los quipus. Ver más información aquí.

 
LLegado a este punto y convencido de la existencia de alguna forma de escritura quedan varios retos. Se deduce que el idioma hablado en Chavín
debió ser una antigua forma del quechua y que puede que esté emparentado en la actualidad con el quechua ancashino. Pero esto es una hipótesis. No existe forma de saberlo.

Cómo resolver el enigma:

Entramos ahora en el terreno de la imaginación. El descubrimiento de la escritura maya puede darnos nuevas pistas sobre cómo interpretar los símbolos. Los mayas llegaron a elaborar un complejo sistema de escritura silábico. En sus símbolos, los sufijos se colocaban arriba, abajo o a la derecha o izquierda de la palabra principal.

Aunque algunos símbolos Chavín se asemejan a los maya, no hay ningún símbolo  que sea exacto como para afirmar que una escritura derive de la otra. Sin embargo es razonable pensar que por la cercanía de las culturas, el sistema de escritura chavín esté más emparentada con la maya que con cualquier otra del mundo.

Como primer paso hemos de utilizar el único registro que puede ser considerado escritura y dividirlo por los símbolos que aparecen. He eliminado la figura central del lagarto. El resultado es una serie de símbolos algunos de los cuales son independientes, y otros compuestos. A partir de aquí supongamos que el obelisco contenga algún mensaje religioso o de algún gobernador. Seguramente habrán incluido fechas, nombres de lugares y gobernadores. Tomemos prestado del quechua ancashino palabras relacionadas con estos temas y empecemos a montar el rompecabezas. El primer símbolo descifrable será (como en el caso maya) el de alguna palabra compuesta por dos palabras pero que no tengan sentido por separado.

Por ejemplo. La palabra “KAYNI” (reinado), podría componerse por los símbolos “KAY” (lugar) y “NI” (primera sílaba de fuego NINA). Ver dibujo.
Dudo que el símbolo corresponda al vocablo KAYNI, pero es sólo un ejemplo de cómo podría abordarse en el futuro el desciframiento de la escritura Chavín.

Todavía falta mucho por descubrir. Nuevos símbolos que ayuden a confirmar la existencia de una escritura y sobre todo un gran inventario de toda la simbología Chavín hallada en esculturas de piedra, cerámicas y mantos, y quizás como sostenía Montesinos, puede que algún día nos sorprendamos y podamos leer sobre la vida de los antiguos peruanos.

Se sabe que los incas más allá de los quipus no tenían escritura. Pero yendo más lejos ¿podría alguna civilización antigua peruana haber desarrollado un lenguaje escrito? La cultura Chavín, con sus misteriosas esculturas de piedra ofrecen lo más parecido a un sistema jeroglífico quizás emparentado con el lenguaje maya.

(estructura de los jeroglíficos maya)

El obelisco Tello presenta una composición de símbolos encapsulados que no parecen tener ninguna conexión entre sí a menos que supongamos que se trata de un texto. Si así fuera, estaríamos ante un reto colosal para descifrarlo ya que disponemos de muy pocas evidencias antiguas. Lo que está claro es que el Obelisco cuenta una historia.

El símbolo de arriba parece tener 4 partes distintas: una garra (que en lenguaje maya está relacionado con el término “dirección” y puede usarse para decir “sur” o “norte”), una cabeza humana, coronada por un símbolo de maní, y escupiendo fuego o unas raíces.