Skip navigation

Category Archives: Exploraciones

El manuscrito Voynich es un misterioso libro escrito hace unos 500 años que contiene ilustraciones de plantas que nadie ha identificado. Está escrito en un raro alfabeto no descifrado. Aunque muchos estudiosos sostienen que se trata de un idioma inventado sin sentido y dibujos botánicos imaginarios, hay otros que sostienen que el alfabeto se puede descifrar y que está escrito con el fin de ocultar en sus páginas conocimientos de recetas, astronomía y quién sabe qué.

Pero, ¿hemos buscado lo suficiente? El hecho de ser un manuscrito europeo datado hacia finales de la Edad Media ha hecho que nadie busque plantas americanas en sus páginas, pero al ver el manuscrito Voynich es inevitable reconocer en primer lugar la planta de a yuca, con su raíz cortada y carnosa. Poniendo un poco de imaginación también la planta del camote se hace reconocible.

Quizás el manuscrito sea un documento creado en América, ¿por qué no de un esmerado cronista que intentó ocultar los nuevos conocimientos el continente para que no caiga en manos peligrosas?

¿Camote?

¿Camote?

 

giant_amazon_waterlilly_voynich

Victoria regia, la planta nacional de Guyana y con presencia en toda la amazonía sudamericana.

 

violeta_voynich

¿Violeta?

 

yuca_voynich

¿Yuca?

 

 

 

Descifrando el rongo rongo

Descifrando el rongo rongo

¿Puede una isla de cinco mil habitantes desarrollar una forma de escritura por sí sola?

No. No puede, o al menos es altamente improbable. ¿De dónde surgió entonces la escritura en tablillas de madera de la Isla de Pascua?

Nadie lo sabe. Lo único que sabemos es que sólo se han hallado una veintena de tablillas de madera con jeroglíficos que son únicos en todo el mundo y que representan peces, aves, humanos y plantas. Figuras reconocibles en el pequeño ecosistema de la isla.

Nunca nadie ha descifrado el contenido exacto de las tablillas. Según la tradición oral, el legendario Hotu Matu’a trajo consigo 67 tablillas de su isla natal con los conocimientos de su tiempo, que sirvieron para civilizar y educar a los nativos.

Al menos una tablilla -llamada la tablilla Mamai- parece representar un calendario lunar. Hay algunos estudiosos que piensan que la invención de los jeroglíficos es posterior al contacto con los españoles, y que su origen está ligado a un intento de imitar los caracteres europeos por los jefes de la isla.

Es triste, pero no han habido muchos intentos para descifrar las tablillas, aunque estoy convencido de que llegará el día en que podamos leer y reconstruir un poco de la historia remota de la Polinesia.

En un osado -y optimista- intento por descifrar el misterio, reuní todos los caracteres de las tablillas hasta agruparlos en grupo de 16 caracteres similares. Con un diccionario rongo rongo intenté hacer todas las combinaciones posibles asignando vocales y consonantes a los símbolos, pero no obtuve nada inteligible.

De haberlo conseguido probablemente este post se hubiese convertido en un episodio de The History Channel y hubiese podido conocer la isla de Pascua mientras se filmara. Pero estoy convencido de que mucha gente talentosa con la que me he cruzado en el mundo laboral y dedicada al análisis de datos, los algoritmos y las matemáticas podrían resolver el enigma si se lo propusiesen.

En el año 2012 migraron 2,3 millones de personas a Jordania huyendo de la guerra  civil en Siria.  Algunos migrarán en el futuro hacia otros destinos, otros volverán a Siria cuando las cosas mejoren y probablemente un grupo grande se instale definitivamente en su nuevo país por muchas generaciones.

Las migraciones cambian constantemente la historia de las naciones. Algunas son ocasionadas por guerras como la de Siria, otras por pobreza y otras por desastres naturales como terremotos, volcanes o huracanes. Todas tienen como objetivo común mejorar el bienestar del individuo que migra, y así ha ocurrido desde principios de la humanidad.

Se estima que el 3,3% de la población mundial es migrante (232 millones de personas). Cada año migran entre 15 y 30 millones de personas en todo el mundo.

 

¿Y si el 3,3% de la población mundial fuese migrante desde el principio de los tiempos?

Hagamos un experimento. Supongamos que el 3,3% de la población migrante sea una constante en la humanidad sin importar el año que miremos (2012, 1492,  -2000 ó -15.000).

Si hace 15.000 años la población mundial fuese de 2 millones de individuos, 66.000 de ellos serían migrantes.

Ahora supongamos que esos 66.000 individuos migraron en un lapso de 50 años. Eso equivaldría a 1320 migrantes por año (o el 0,7% de la población mundial).

 

Ahora apliquemos un modelo para imitar el poblamiento de América.

Se sabe por los restos encontrados que el poblamiento de América ocurrió alrededor del año -15000. La teoría más aceptada hasta ahora es que el estrecho de Behring al congelarse sirvió de puente para que las migraciones pudieran llevarse a cabo por tierra. Sin embargo, los descubrimientos de presencia humana en Brasil, Chile, México y Estados Unidos alrededor de la misma época hacen intuir que los primeros americanos llegaron por distintos puntos del continente, no sólo desde Behring.

 

Juguemos a los dados

  • Cada año migra el 0,7% de la población.
  • En el año -15000 ya hay regiones densamente pobladas como China, Indochina, Medio Oriente o Egipto. Son en total 2 millones de personas repartidas por África, Asia y en menor medida Europa.
  • Digamos que una migración promedio se compone de 250 individuos.
  • En el año -15000 apenas habrán 5 migraciones.
  • Las migraciones más comunes son entre territorios cercanos, pero alguna vez ocurre una migración entre continentes. Para simular esto, a cada región pondremos un puntaje de “facilidad” de migración.
  • Las migraciones por mar serán mucho menos probables que las migraciones por tierra.
  • Cada año la población crece un X%, hasta llegar a los casi 350 millones de individuos en el año 1500.
  • Vamos a dividir el mundo en 50 “regiones” de similar extensión (parecidas a las de un tablero de RISK) que serán punto de partida y destino de las migraciones.
  • Podríamos usar muchas más variables pero para efectos de nuestra simulación, tenemos los datos que necesitamos.

 

¿Qué ocurre al simular estos datos en un ordenador?

Unas líneas de código de programación con muchas sentencias RANDOM dan como resultado que de las 160.000 olas migratorias simuladas por todo el mundo, al menos 1.600 (sólo el 1%) tuvieron como destino América entre los años -15000 a 1500.

A pesar de parecer un número muy pequeño, es un número mucho mayor que lo actualmente se estima. Algunas teorías osadas sólo cifran en 4 las grandes olas migratorias hacia América.

La simulación revela que todas las regiones fueron contactadas por todas las regiones cercanas posibles. La región occidental de América fue poblada desde la Polinesia, China, Rusia, Indochina y Oceanía, mientras que la región oriental fue poblada desde Escandinavia, Europa, y distintos puntos de África.

Las regiones que recibieron mayores migraciones son las que en el año 1500 tenían una mayor población: México, Centroamérica, Perú y Brasil. Alaska recibió 44 migraciones, pero muy por debajo de Brasil con 142.

La población de América es de sólo 39 millones de personas en el año 1500 comparadas a las 317 del resto del mundo.

América recibió en total 300.000 individuos en esas 1600 olas migratorias. Es ridículo pensar que un grupo migrante de 20 personas en Behring en el año -15000 haya podido convertirse en 39 millones en 16.500 años.

El flujo migratorio a América ha sido reducido pero constante. En el milenio del -15000 al -14000 sólo tuvieron lugar 14 migraciones de 1500 individuos. A medida que la población mundial crecía, las migraciones a América también, llegando a ser 119 migraciones de 26.000 individuos en milenio del -3000 al -2000.

 

Simulacion migración

Nuestro simulador por puro azar sitúa la primera migración hacia América en el año -14725 procedente de Filipinas y con destino Perú.

 

 

Consideraciones finales

Esto es simplemente una simulación. Es imposible saber con exactitud con los medios actuales el flujo migratorio por el mundo. El análisis de ADN nos puede ayudar a encontrar pistas de lo que realmente ocurrió. Simplemente propongo que  estudiando las olas migratorias actuales y suponiendo que el comportamiento humano fue similar en la antigüedad podemos inferir simulaciones como las que realicé para hacernos una idea de cómo se movió la humanidad por el mundo.

 

De interés:
Los últimos estudios genéticos sugieren múltiples migraciones:
http://paleorama.wordpress.com/2013/04/22/el-primer-poblamiento-de-america-fue-con-entradas-multiples-rapidas-y-con-largos-aislamientos/#more-34736

¿Realmente es posible que Túpac Yupanqui haya realizado un viaje a la Polinesia alrededor de 1450 llevando consigo 20.000 hombres? ¿O la historia puede ser una deformación de los viajes del navegante chino Zheng He traída al Perú Antiguo por mercaderes de la Polinesia?

Aunque parezca una historia demasiado osada, las coincidencias invitan a pensar e investigar más.

Zheng He fue un explorador marino chino, especialmente famoso por sus siete expediciones navales realizadas entre 1405 y 1433.  Llegó a hacer contactos con  el Sudeste asiático, Indonesia, Ceilán, Filipinas, la India, el Golfo Pérsico, la Península Arábiga y el este de África hasta el canal de Mozambique. Hay incluso investigadores que contemplan la posibilidad de que Zheng He hubiera logrado contactos con Europa. Pero eso es otra historia. ¿Cómo pudieron llegar noticias de Zheng He al Perú Antiguo?

Pedro Sarmiento de Gamboa recoge en una crónica que “andando Topa Inga Yupanqui conquistando la costa de Manta y la isla de la Puná y Túmbez, aportaron allí unos mercaderes que habían venido por la mar de hacia el poniente en balsas, navegando a la vela. De los cuales se informó de la tierra de donde venían, que eran unas islas, llamadas una Auachumbi y otra Niñachumbi, adonde había mucha gente y oro. Y como Topa Inga era de ánimos y pensamientos altos y no se contentaba con lo que en tierra había conquistado, determinó tentar la feliz ventura que le ayudaba por la mar… y… se determinó ir allá. Y para esto hizo una numerosísima cantidad de balsas, en que embarcó más de veinte mil soldados escogidos… Navegó Topa Inga y fue y descubrió las islas Auachumbi y Niñachumbi, y volvió de allá, de donde trajo gente negra y mucho oro y una silla de latón y un pellejo y quijadas de caballo…”.
Diseccionando el relato nos encontramos dos historias: la primera –y probable- narra el encuentro del inca con mercadores venidos de oriente, y la segunda –y menos probable- narra la historia del inca que parte con 20.000 soldados rumbo a las islas de los mercaderes.

Ahora volvamos a leer el relato con unos ligeros retoques:

Y como Zheng He era de ánimos y pensamientos altos y no se contentaba con lo que en tierra había conquistado, determinó tentar la feliz ventura que le ayudaba por la mar… y… se determinó ir allá. Y para esto hizo una numerosísima cantidad de balsas, en que embarcó más de veinte mil soldados escogidos… Navegó Zheng He y fue y descubrió las islas Auachumbi y Niñachumbi, y volvió de allá, de donde trajo gente negra y mucho oro y una silla de latón y un pellejo y quijadas de caballo…”.

LAS COINCIDENCIAS

LOS 20.000 HOMBRES
Zheng He reunió en su primera expedición una flota de más de 300 barcos y un total de 28.000 navegantes. Incluso Jose Antonio del Busto cree que de haber sido Tupac Yupanqui el navegante, reunir una flota así hubiese sido imposible.

365px-ZhengHeGiraffe

EL PELLEJO Y QUIJADAS DE CABALLO
Durante uno de los viajes de Zheng He,  el rey de Bengala decidió regalar una jirafa al rey chino, que había conseguido de Somalia en África y que tenía como mascota. Al llegar a China, los chinos creyeron que se trataba de un qilin (caballo mitológico celestial).

LA GENTE NEGRA Y EL ORO
Aunque los viajes de Zheng He no estaban destinados a capturar tesoros, se sabe que en uno de sus viajes a Java, logró conseguir 20.000 monedas de oro que exigió al rey de la isla. Tampoco hay constancia de que haya llevado gente negra consigo a la China, pero sí que se sabe que solía recoger traductores de varios países para incorporarlos a sus travesías futuras.

AUA CHUMBI Y NINA CHUMBI
Podrían ser cualquier isla visitada por Zheng He y podrían ser el lazo con el Perú Antiguo. Se sabe que la Polinesia era una zona marítima bastante activa en tiempos de Zheng He y Tupac Yupanqui y no sería del todo descabellado pensar que aquellos antiguos navegantes trajesen historias fabulosas de las exploraciones de Zheng He a los puertos donde comerciaban.

“andando Topa Inga Yupanqui conquistando la costa de Manta y la isla de la Puná y Túmbez, aportaron allí unos mercaderes que habían venido por la mar de hacia el poniente en balsas, navegando a la vela. De los cuales se informó de la tierra de donde venían, que eran unas islas, llamadas una Auachumbi y otra Niñachumbi, adonde había mucha gente y oro. Y como Topa Inga era de ánimos y pensamientos altos y no se contentaba con lo que en tierra había conquistado, determinó tentar la feliz ventura que le ayudaba por la mar… y… se determinó ir allá. Y para esto hizo una numerosísima cantidad de balsas, en que embarcó más de veinte mil soldados escogidos”. Y concluye la crónica: “Navegó Topa Inga y fue y descubrió las islas Auachumbi y Niñachumbi, y volvió de allá, de donde trajo gente negra y mucho oro y una silla de latón y un pellejo y quijadas de caballo…”. El hecho es tan inusitado que Sarmiento se ve obligado a explicar: “Hago instancia en esto, porque a los que supieren algo de Indias les parecerá una caso extraño y dificultoso de creer”.

Pedro Sarmiento de Gamboa

La emocionante historia del viaje de Tupac Yupanqui, me llevó a revivirla por Google Earth y navegar hacia el oeste en busca de las islas  partiendo de la isla de la Puná. Había leído que para José Antonio del Busto  esas dos islas serían Mangareva y Rapa Nui, pero son dos islas muy distantes y muy al sur de la línea ecuatorial desde donde partió Tupac.

Primero me topé con las Galápagos, pero allí no había gente hace 600 años, así que seguí y encontré las islas de la Polinesia Francesa, Tahití y Moorea. Son dos islas cercanas y fueron mis primeras candidatas para ser Auachumbi y Niñachumbi, pero no encontré topónimos similares.

Un poco más al oeste encontré lo que estoy convencido son las islas que busco: la isla Huahine, que en realidad son dos islas apenas separadas por un fino hilo de mar y llamadas Huahine Nui y Huahine Iti!! Me emocioné. No puede ser. Cómo es que nadie había caído en que existen en la polinesia dos islas gemelas con el mismo nombre de modo similar a Auachumbi y Ninachumbi! 

Navego por páginas y leo referencias sobre Huahine. De todas las islas de la polinesia francesa, es la que más restos arqueológicos y templos tiene. Debió ser la isla más importante en tiempos de Tupac Yupanqui. Cada vez me lo creo más.

Vayamos a las fuentes. Auachumbi y Niñachumbi son nombres que muy probablemente se fueron transformando al quechua, aunque “aua” y “niña” no tengan ningún significado reconocible (o sí, no lo sé). Sin embargo “chumbi” puede traducirse como “cinturón”, y un cinturón de tierra o atolón es lo que rodea las islas gemelas. Sin embargo en tahitiano los nombres son Huahine Nui (Grande) y Huahine Iti (Pequeño), y aunque de “Huahine” no sepamos un significado, estoy convencido de que es su forma de llamar “cinturón” a la delgada tierra circular que cubre las islas.

No tengo dudas. Tupac Yupanqui llegó a estas islas desde donde llevo al Cuzco gente negra, oro y una curiosa silla de latón (probablemente de su rey). 

Huahine Nui (Gran Cinturón)
Huahine Iti (Pequeño Cinturón)

Aua Chumbi (Gran Cinturón)
Nina Chumbi (Pequeño Cinturón)

Huahine
Vista actual de las islas Huahine circundadas por el fino cinturón al que deben su nombre