Skip navigation

Tag Archives: jared diamond

Hace 2000 años o 3000 años partió de China a América un barco de pioneros exploradores que entre sus pertenencias trajeron consigo un acompañante especial: el perro. La raza original se extinguió en China, y sólo nos quedan testimonios de estos perros por cerámicas de la dinastía Han (206 AC al 220 DC). El descendiente directo de este remoto perro chino se convertiría en el perro sin pelo del Perú, emparentado con el perro Xoloitzcuintle en México y con el crestado chino, su descendiente en China.

PERROCALATO

Una leyenda, transmitida por el cronista español Miguel Cabello Valboa, relata el viaje migratorio desde el lejano oriente de un gran rey de nombre Nay Lamp (de fonética indiscutiblemente asiática), cargado de una lujosa corte en balsas y versado en diversas artes y oficios. Desembarcó en Lambayeque, precisamente en la zona de los restos hallados más antiguos del perro sin pelo peruano.

La superioridad colonizadora de Nay Lamp y sus hombres sobre los nativos, dieron vida a la pujante Cultura Sicán, que después se convertiría en la Cultura Chimú, una de las más avanzadas del Perú Antiguo. El perro introducido al Perú, nunca llegaría a expandirse del todo, limitando su presencia a la costa norte del Perú.

La teoría actual del poblamiento de América obligaría a situar el origen del perro sin pelo del Perú o México con las primeras migraciones siberianas por el Estrecho de Behring hace 15.000 años. Sin embargo la aparición del perro en Perú y México ocurre casi al mismo tiempo hace unos 3000 años. ¡No hay restos de perros los 12.000 años anteriores en toda América! Esta sería una prueba irrefutable de que la aparición del perro debió darse por una ola migratoria nueva que coincidiese con la aparición del perro.

rostros

Esta novedosa migración también debió dar origen a nuevas generaciones portadora de genes asiáticos de China. También es curioso observar que muchos esculturas de la región de Lambayeque y de la Cultura Chimú muestran personas de ojos rasgados. También conviene mencionar, que el haplogrupo A, hallado ampliamente en China y Asia oriental, está mucho más extendido en la costa del Perú que en otras regiones como en América del Norte. Una migración única desde Beringia debería repartir por toda América de forma más o menos ordenada la proporción de los distintos grupos de ADN mitocondrial, pero no es el caso en la costa norte del Perú y este es un hecho de una contundencia que tiene difícil solución con el modelo migratorio americano actual.