Skip navigation

Tag Archives: Memorias Antiguas Historiales y Políticas del Perú

De todos los cronistas españoles que llegaron al nuevo mundo entre los siglos XVI y XVII, el más misterioso de todos por sus relatos es Fernando Montesinos.

Su crónica Memorias Antiguas Historiales y Políticas del Perú se editó por primera vez en castellano en 1882 y cobró relativa popularidad en su tiempo por su osada cronología de más de 100 reyes incas que gobernaron en un lapso de tiempo de más de 2000 años.

Montesinos fue tildado de fraude por contradecir la versión oficial de los 15 incas cuzqueños que tan sólo reinaron 300 años. Nunca ha sido tomado en serio por arqueólogos e historiadores modernos. El relato de su crónica empieza diciendo que los antiguos peruanos eran descendientes de Ofir, nieto del Noé bíblico.

 ¿Quién fue Montesinos?

Hay muy poca información sobre la vida de Montesinos, pero de sus trabajos se deduce que fue un hombre muy culto y muy religioso. Su crónica está plagada de detalles que no aparecen en ninguna otra crónica, como eclipses de sol de varios días. Al leerlo es inevitable notar el empeño por emparentar hechos históricos de la Biblia con la historia del Perú Antiguo.

Fue un cronista tardío, estuvo en el Perú alrededor del año 1630. Probablemente tuvo a mano otras versiones de la historia que no se parecían a las oficiales del Cuzco. Historias que podrían provenir de otras ciudades importantes, quizás antiguas capitales de los incas.

El trabajo de un cronista que trabajaba para la corona española era un oficio extenuante. Debía informar directamente al rey de España de la situación de su nuevo reino en América. Sus obras eran el resultado de muchos años de viajes y recopilación de información. Se sabe que producían tres copias manuscritas de sus crónicas: una para el rey de España, otra para el Virrey del Perú y una tercera copia guardada en la Biblioteca de Lima.

Cuando uno piensa en los años de dedicación de su obra y el destinatario final a quien iba dirigido el trabajo: el rey, es razonable pensar que la asombrosa cronología inca no haya sido una invención sino un trabajo muy minucioso.

Manco Capac ¿el primer inca?

Todos los cronistas coinciden en atribuir a Manco Capac el título del primer rey inca del Antiguo Perú. Pero mientras los investigadores actuales lo sitúan en el año 1200 DC, nuestro cronista misterioso lo ubica mucho más allá en el tiempo, alrededor del año 2000 AC.

Reescribamos la historia: los incas cuzqueños fueron 14. Los amautas tuvieron cuidado especial en enseñar a los nobles del Cuzco los nombres, las hazañas y las obras de los 14 reyes cuzqueños, pero se esforzaron en ocultar a los incas que no llegaron a reinar en el Cuzco: una parte importante de estos reyes gobernaron probablemente lo que hoy conocemos como la cultura Wari en Ayacucho.

Si Fernando Montesinos tiene razón, habría que buscar mucho más atrás en el tiempo al legendario al Manco Capac, probablemente tan atrás como en las culturas Chavín o Tiahuanaco.

Si Fernando Montesinos tiene razón, habría que buscar mucho más atrás en el tiempo al legendario  Manco Capac, probablemente tan atrás como en las culturas Chavín o Tiahuanaco.

¿Por qué alguien borraría de un plumazo la historia anterior al Cuzco?

Sigamos: Los chancas (herederos de los Wari) tuvieron guerras constantes con los incas del Cuzco durante siglos. ¿Se debió quizás a una pelea por la corona inca similar a la que tuvieron los hermanos Huáscar y Atahualpa, pero 300 años antes?

La historia la escriben los vencedores y en caso de haber existido una pugna dinástica, ya sabemos quién salió airoso de la contienda.

Yendo más lejos, puede que la cultura Tiahuanaco o Chavín de antigüedad de 3000 a 4000 años, sean las que guarden el secreto de los primeros incas. Es curioso que en todas las leyendas del lago Titicaca esté ligado al origen de Manco Capac. Puede que Manco Capac sea el único inca no cuzqueño de la lista oficial.

Quizás en un futuro cercano podamos demostrar que los gobernantes Wari y los gobernantes Incas pertenecían a un mismo linaje, como deducimos de lo expuesto por la crónica de Montesinos, si analizáramos el ADN de las recientemente descubiertas tumbas reales Wari y la tumba de Paullo Inca, uno de los últimos incas del Vilcabamba que fue sepultado bajo una cripta en la Iglesia del barrio de San Cristóbal en el Cuzco, y cuyo hallazgo debemos a María del Carmen Martín Rubio.