Skip navigation

Tag Archives: tsunami peru callo

El último gran tsunami del Perú ocurrió en 1746. Se sabe que el puerto del Callao fue totalmente arrasado y sólo sobrevivió el 4% de su población.

El 28 de octubre de 1746 se produjo el terremoto más grande en la historia del Perú. El Callao recibió el peor impacto, las olas del tsunami no dejaron ninguna construcción en pie, y causaron hasta 5 kilómetros de inundación. Los  23 barcos que habían en el puerto desaparecieron. Los pocos supervivientes del desastre llegaron a Lima a la mañana siguiente para contar lo sucedido: su ciudad estaba totalmente destruída. En total, se calcula que las víctimas del terremoto y tsunami alcanzaron las 4.000 a 7.000 personas.

Se cree que la Iglesia Carmen de la Legua debe su nombre a la distancia destructiva del tsunami de 1746, que arrasó todo a su paso adentrándose a una legua (4 ó 5 kms) de la costa.

Puerto del Callao

En este grabado  del Callao de Arnoldus Montanus (hecho en 1671 probablemente desde un barco holandés), se puede ver la muralla del Callao que existió y de la que no quedan vestigios.

Actualización: 17-03-2014
En un pequeño escrito de 1755 hallado en el Archivo Nacional de Catalunya titulado “Del Temblor de Tierra que se sintió en Cádiz el 1 de Noviembre de 1755” de autor desconocido, cito a continuación algunas líneas de lo que puede ser un relato en primera persona de lo que ocurrió en el Callao: 

…Es cierto que consternó esto a todos y con justo motivo, cuando no quedaba modo de escapar ni por tierra ni por mar (el autor se refiere al temblor de Cádiz y la amenaza del tsunami), en caso de haber cubierto esto a la ciudad, lo que podía suceder al haber sido mayor el temblor y a haber repetido muchas veces pues no fue otra la pérdida del Callao que vi yo en 1746 como lo dije cuando publicase la relación individual que entonces escribí.
El barrio de esta ciudad que sintió primero gran riesgo y que en efecto tuvo el mayor, fue el de la Niña por próximo a la muralla que da caleta y por su suelo más bajo que la plena mar de cerca de dos varas, se llenó de agua en que se ahogaron 4 ó 5 personas, huyendo los demás pero ahogadas en el susto.
Los presos quisieron romper paredes y puertas de la cárcel, lo que iban a conseguir de no haber acudido las tropas.
Entre los que tuvieron la infelicidad de hallarse en el arrecife al tiempo de juntarse los mares, hubo hombre cargado sobre un caballo que se llevó el agua hasta cerca de dos navíos de juntales y lo volvió luego al arrecife donde habiendo despegado de toda carga se encontró cuando menos pensaba en seco y salvo. Hubo otros dos que llevados juntos por el agua fueron a parar y salvarse en un barco, y otro por otra parte en tierra, pero tan fuera de sí que aunque sano de cuerpo no entiende lo que le dicen ni responde a lo que le preguntan ni da razón alguna de lo acontecido. En semejantes lances y circunstancias al parecer increíbles: referiré en otra ocasión unas de esta especie que he visto en la inundación del Callao.

relato_callao_1746